‘Coles Solares’: ImpactE analiza el potencial e impactos de este proyecto de instalaciones solares en la red de centros educativos de Madrid

‘Coles Solares’ es el proyecto de autoconsumo colectivo con instalaciones productoras de energía solar que ha presentado el partido Más Madrid en base al ‘Estudio del potencial fotovoltaico de 150 centros educativos en la Comunidad de Madrid’ que hemos elaborado desde ImpactE. Su ejecución permitiría no solo el autoabastecimiento energético de estos edificios, sino la creación de comunidades energéticas abiertas a la participación de familias y pymes de las respectivas zonas y generadoras de positivos impactos en términos sociales, medioambientales y económicos.

«Los centros educativos presentan grandes oportunidades para diseñar proyectos de comunidades energéticas y compartir su potencial generación con otros participantes, como viviendas o comercios, aprovechando los periodos en los que cae su demanda -como los fines de semana, días festivos o periodos vacacionales-, o edificios municipales con perfiles de demanda complementarios», detalla el estudio.

El análisis de los 150 centros seleccionados, se ha centrado, entre los parámetros principales, en el potencial de generación eléctrica con paneles fotovoltaicos de cada uno de los edificios; la estimación del consumo energético real y su evolución a lo largo del año; la definición de las instalaciones óptimas en cada caso; la evaluación de qué parte de la demanda propia se podría cubrir con esa producción de energía solar y cuánta podría cederse a otros usos y usuarios, y cuáles serían los impactos agregados, en términos medioambientales, económicos y sociales.

«Es una iniciativa buena para los colegios, para la economía y buena para nuestro planeta», subrayan Mónica García y Rita Maestre, portavoces de Más Madrid en la Asamblea y en el Ayuntamiento de la capital.

Los resultados obtenidos para esa muestra, se han extrapolado al conjunto de la red educativa de la Comunidad de Madrid, integrada por 1.605 centros. Las principales conclusiones, son:

  • La instalación de placas fotovoltaicas en la totalidad de colegios permitiría la generación de 174 GWh/año.
  • Los centros educativos autoconsumirían el 35,4% de la producción y podrían compartir con otros usuarios el 64,6%.
  • Se consiguirían ahorros de 18,19 millones anuales en los centros y unas 50.000 familias podrían participar en las comunidades energéticas, logrando ahorros de entre 235 y 315 euros al año durante 25 años en cada vivienda.
  • La reducción de emisiones de CO2 se estima en 27.820 toneladas menos cada año -esta cantidad es equivalente a retirar cada año 9.737 coches de la circulación o a plantar 882.750 árboles-.
  • La inversión inicial requerida para ejecutar las instalaciones fotovoltaicas rondaría los 139,1 millones de euros, que podrían amortizarse en un plazo inferior a 8 años.

Un proyecto en línea con el programa Zero de la Generalitat

‘Coles Solares’ es un proyecto con planteamiento y enfoque similar al programa ‘ZERO, Energia de Proximitat’, que presentamos hace unas semanas en la Comunitat Valenciana, impulsado por la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte y la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, sobre los 360 institutos públicos de la región.

En el caso de ‘Zero’, y en base al estudio elaborado por ImpactE, se ha definido una primera fase de ejecución, en la que se abordará la instalación de paneles fotovoltaicos en 117 institutos, de 71 municipios de la Comunitat -17 institutos de la provincia de Castellón; 57, de Valencia, y 40, de Alicante-. Está prevista una inversión de 14,47 millones de euros, que se estima que pueden amortizarse en un plazo de dos años.

Entre 5.000 y 7.000 familias en riesgo de vulnerabilidad podrán beneficiarse de los excedentes eléctricos en esta primera fase del proyecto, en la que se prevé lograr una reducción de emisiones de CO2 de unas 9.000 toneladas al año.

En las próximas semanas, se procederá a la licitación de los proyectos de ejecución, las direcciones de obra y la instalación de los paneles solares de esta primera fase de ‘ZERO, Energia de Proximitat’. Las previsiones son que en el primer trimestre de 2023 se realicen las adjudicaciones y, en primavera, se instalen los paneles fotovoltaicos.

Una vez que se complete el programa en su totalidad, con los 360 institutos, en sucesivas fases, los datos de impacto se incrementarán hasta 18.000 familias en situación de pobreza energética beneficiadas y 58.500 toneladas anuales de CO2 evitadas.

Un modelo replicable

Desde ImpactE creemos que estos proyectos demuestran que la instalación de plantas generadoras de energía solar sobre las cubiertas de los centros educativos y la organización de comunidades energéticas a partir de ellas son una solución viable y con un triple impacto positivo, social, económico y medioambiental, por lo que confiamos en que este modelo se extienda a otros territorios.

Si quieres ser impulsor o parte del cambio de modelo energético en tu municipio, empresa, área industrial o comunidad de vecinos, contacta con el equipo de ImpactE y analizaremos las opciones más eficientes, sostenibles y asequibles para el caso en concreto. ¡¡¡Te esperamos!!!!