La Generalitat lanza un plan para producir energía solar en la red de institutos públicos de la Comunitat con apoyo de ImpactE

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y la Conselleria de Transición Ecológica y Educación, Cultura y Deporte han anunciado la puesta en marcha del programa ‘ZERO, energía de proximidad’, que contempla la instalación de plantas generadoras de energía solar en la red de institutos públicos de la Comunitat Valenciana. Este proyecto se ha definido en base al estudio del potencial fotovoltaico de los centros educativos realizado por ImpactE, en el marco de la estrategia de impulso a las energías renovables de la Generalitat.

El estudio ha incluido los 360 centros educativos de la Comunitat, analizando desde los aspectos técnicos -capacidad, potencial de generación, excedentes, inversión requerida,…-, a medioambientales -reducción de emisiones de CO2- y socio-demográficos -usuarios cubiertos o empleo generado, entre otros puntos-.

“Es un proyecto que solo tiene ventajas, porque se alcanza el autoabastecimiento energético de los centros educativos; se reparten los excedentes entre las familias más vulnerables, para no dejar a nadie atrás en el proceso de transición ecológica, y se acelera la descarbonización, reduciendo nuestra huella”, ha subrayado la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, en el acto de presentación pública de la iniciativa.

«No se ha hecho nada similar en España, y no sé si en Europa. Es un proyecto masivo y osado, que puede demostrar el enorme potencial social de la energía solar fotovoltaica como ningún otro antes. Y es un proyecto que puede ser escalable e imitado por otras Administraciones Públicas», ha subrayado el director general de Transición Ecológica, Pedro Fresco, en sus redes sociales.

Primera fase: 117 institutos con energía solar en 2023

En una primera fase, se abordará la instalación de paneles fotovoltaicos en 117 institutos, de 71 municipios de la Comunitat -17 institutos de la provincia de Castellón; 57, de Valencia, y 40, de Alicante-. Está prevista una inversión de 14,47 millones de euros, que se estima que pueden amortizarse en un plazo de dos años.

Se construirán «plantas fotovoltaicas públicas, urbanas, descentralizadas y de proximidad, que generarán la energía eléctrica que necesita cada instituto y los transformará en autosuficientes, autogeneradores de energía limpia y renovable», con ahorros conjuntos de unos 6,9 millones de euros en la factura de la luz anualmente, detalla la Administración.

Entre 5.000 y 7.000 familias en riesgo de vulnerabilidad podrán beneficiarse de los excedentes eléctricos en esta primera fase del proyecto, en la que se prevé lograr una reducción de emisiones de CO2 de unas 9.000 toneladas al año.

Una vez que se complete el programa con los 360 institutos, estos datos se incrementarán hasta 18.000 familias en pobreza energética y 58.500 toneladas anuales de CO2 evitadas.

La Conselleria de Educación publicará en otoño la licitación de los proyectos de ejecución, las direcciones de obra y la instalación de los paneles solares. En el primer trimestre de 2023, se realizarán las adjudicaciones y, en primavera, se instalarán los paneles fotovoltaicos.

“Los beneficios educativos, sociales y medioambientales del programa son incuestionables: nuestro alumnado no solo continuará abordando en clase la importancia de hacer frente a la emergencia climática, también allá donde estudian, en sus institutos, verán que tienen el ejemplo concreto de una gestión sostenible de los recursos energéticos”, ha apuntado Raquel Tamarit, consellera de Educación, Cultura y Deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.